sábado, 27 de junio de 2015

Duele

Si te tengo que explicar en donde no lo se. Me esfuerzo por comprender pero no. Duele acá, adentro, en el medio del pecho pero no es el corazón. Es mas profundo. Es entre el recuerdo y el saber que no te voy a ver más hasta que vaya a saber quien mierda lo decida. Destino o azar. Dios o el diablo. Que se yo. Duele entre tu olor y tus besos. Entre tus manos y la mirada que siempre estaba al final del camino. Duele verme en el espejo y verte. Igual. Sosias me llamabas. 

Y los mensajes de podes contar conmigo que llueven y aquellos que preguntan qué necesito. Y yo, que me pierdo entre palabras y clichés, entre gracias y sentirme acompañada sin tu compañía, claro, porque te fuiste de un momento para el otro. Y tu voz que me sigue y me hacen reír tus ocurrencias. Tu manera de ver las cosas a veces opuesta otras sabia. Los textos de amigos, los abrazos y la fuerza que me dicen que tengo que tener. No te hablo a vos mamá porque te tengo conmigo. Me hablo a mi que estoy rota. Hecha pedacitos entre tu chau hijita cuídate mi amor de un mensaje de texto de antes de ayer y el oxígeno de anoche para que respires. Lloro porque no entiendo el cuando. El ahora. Y se que no todo es entender. Pero me esfuerzo por ponerle lógica a tanto descontrol emocional.

Lisandro pregunto por qué no estaba la abuela Lala hoy en su casa. Llegó el momento de enfrentarme al enano. Y le explique que la abu se enfermo y se fue al cielo junto con el abuelo Jose. Que cielo me preguntó. El cielo, le dije, allá arriba. Vos podes jugar con ellos con la imaginación pero no los podes tocar porque están en el corazón. Al rato, Lichu me dijo entusiasmado "la toqué mami" y lo vi con su manito en el pecho, sonriendo.


Así de simple es la historia. Así de compleja. Voy a extrañarte mama. Voy a extrañar tus caricias y tus besos. Y a los que me leen saben que necesito? Tiempo. Para recuperarme, para verlo sonreír a mi papa y a mi hermana y para olvidar esos pequeños detalles cotidianos que la hacen tan presente. Si, olvidarlos para seguir adelante. Y recordarlos sólo cuando los busque. 


Gracias por el amor mami. Gracias por darme la vida. 


Que estés bien, donde estés. Te voy a amar hasta volverte a abrazar, allá lejos, al final del arco iris.


domingo, 8 de marzo de 2015

Somos

Lastimadas. Desgarradas. Insultadas. Juzgadas. Presas. Muertas. Violentadas. Rebeldes. Combativas. Luchadoras. Hijas. Madres. Amantes. Monjas. Putas. Amigas. Compañeras. Empleadas. Jefas. Dueñas. Hermanas. A los gritos. Calladas. Lloronas. Alegres. Ocurrentes. Sensibles. Detallistas. Moralistas. Culposas. Cosificadas. Separadas. Solteras. Casadas. Engañadas. Mentirosas. Obsesivas. Enfermas. Inteligentes. Conchudas. Románticas. Soñadoras. Ácidas. Cínicas. Participativas. Comprensivas. Intolerantes. Calentonas. Fantasiosas. Exageradas. Tontas. Inocentes. Ignorantes. Posesivas. Hirientes. Vengativas. Manipuladoras. Vanidosas. Humildes. Parturientas. Independientes. Ansiosas. Sobreprotectoras. Seductoras. Provocativas. Idealistas. Consumidoras. Preocupadas. Leales. Mujeres.

Ni más ni menos adjetivadas por la sociedad. Si cada una de nosotras somos esto y mucho más, no está mal, es un combo explosivo. A veces da miedo, otras curiosidad. A veces aleja. Pero siempre terminamos siendo imprescindibles ante los ojos de quienes nos miran.
Mujeres de acero que se derriten en un abrazo. De mirada fuerte y voz dulce. De brazos débiles y pasos firmes. De discusiones terminantes y sonrisas fáciles. De besos inolvidables. De cuerpos admirados. De cerebros perspicaces. De carne y hueso. Mágicas y reales. Eso somos. Y me siento orgullosa de pertenecer a este género, aún con mis contradicciones.
Mujeres que llenan mi vida y me dan vida.
Mujer eterna seré para mi hijo.
Mujer que festeja no hoy, todos los días, por hacer que el sol brille de manera especial.

domingo, 1 de marzo de 2015

Volver...

Ezequiel era el nombre del nene que me gustaba en sala de 4. Era morocho, de ojos achinados, pelo bien lacio y sonrisa pícara. Jugábamos siempre a la casita, donde él era el hombre que salía a trabajar y yo lo perseguía porque no quería que se fuera. Lo corría por toda el aula, mientras se reía y yo le pedía que se quedara en la casa, exagerando la situación. Sí, así de posesiva era. Muy minita para la edad. Imposible reconocerme en esa Leila. Le escribía cartas de amor con la ayuda de mi papá, porque no sabía escribir pero quería hacerlo. Entonces mi viejo me agarraba la manito envolviendome con su gran mano, y sosteniendo un lápiz entre los dos me iba ayudando a realizar el más dulce e inocente gesto de amor que tuve en mi vida.
Íbamos al jardín de infantes de la escuela "Dominguito", allá en la calle Echeverría de Villa Urquiza. Escuela pública, con patio cubierto y olor a témperas, con un tinglado que enverdecía todas las aulas y cientos de chicos de guardapolvos blancos que me parecían gigantes de la primaria. Mi hermana cursaba quinto grado e integraba el coro, creo, de la cooperadora. Eso me hacía sentir orgullosa y única.
31 años después de estos recuerdos vuelvo a tomar contacto directo con un pintorcito a cuadrillé azul y blanco. Con olor a nuevo, y bolsillos sanos. Con botones intactos y cuello prolijo. Talle 4. Sala Amarilla.
Lisandro comienza sala de 3 el lunes. Emocionada y claramente asustada por el paso del tiempo, intento describir cómo me siento en mi rol de mamá que va a empezar en la escuela pública otra vez. Porque arranco con él, de su mano, una adaptación que será más que movilizadora para ambos. Lichu no estará más con su amada Isabella que aún nombra. Tampoco estarán Giuseppe, Gerónimo ni Franco. Habrá otros amigos nuevos que seguro lo van a hipnotizar como aquellos. En la reunión de padres por ejemplo conocimos a Maia, una pequeña de carácter fuerte y pelo enrulado, que suponemos lo pondrá en vereda en más de una oportunidad. La maestra se llama Andrea y aparenta tener años de docencia y una voz firme pero amable que inspira confianza. Atrás quedan Miranda, Lucía, Luna y la esbelta Nadia del jardín Convivencias. Atrás las madres que tanto me hincharon y aprendí a apreciar. Atrás los pañales, la mamadera de la noche y el arroró. Lejos quedó darte la teta en todo lugar y a cualquier hora, cambiarte 256 veces por día y estar sin dormir casi en el mismo estado que Charly García pero sin milonga.
Crecimos. Para mi gusto demasiado. Arrancamos juntos una nueva etapa. Una más de tantas que vivimos. Ahora es cuándo hijo. Sos mi vida. Vamos por todo que como dice San Martín, lo demás no importa nada!
 
 

domingo, 25 de enero de 2015

Dis-posiciones

Nacemos a la fuerza, no porque querramos. Salimos a la vida que no buscamos. Crecemos. Nos rompemos. Nos arreglamos. Nos golpeamos. Nos herimos. Nos necesitamos. Cargamos con mandatos en una mochila que no tenemos ganas de llevar. Nos amargamos. Sonreímos con vergüenza. Peleamos. Gozamos. Nos vestimos en un mundo que nos despoja de verdades. Nos desnudamos en una situación de intimidad porque aprendimos las normas sociales. Respetamos leyes, consejos, frases motivacionales sin sentido y tenemos un amigo fanático de El Secreto que nos parece una pelotudez, pero no se lo decimos. Aprendemos. Nos ignoramos. Leemos. Dibujamos. Mentimos. Hacemos de cuenta qué. Nos situamos en la vereda de enfrente. Somos funcionales a todo. Somos disfuncionales a nosotros mismos. Cantamos. Bailamos a solas porque el público, que sabe de profesionalismos, nos juzga si lo hacemos mal. Votamos sin saber. Sabemos sin estudiar. Estudiamos sin pasión. Amamos sin desear. Deseamos imposibles para sentirnos frustrados. Fracasamos. Emprendemos. Nos conformamos con poco. Ambicionamos demasiado. Pedimos cambios a personas que son como son. Intentamos ser como nos condenaron a ser. Sufrimos. Buscamos una felicidad que nadie en su puta vida encontró. Nos desesperamos. Nos arreglamos para una fiesta que siempre termina mal. Nos peinamos todos los días para estar prolijos frente a tanto caos. Somos ridículos. Somos actores. Somos farsantes. Somos sensibles. Nos emocionamos a cada instante sin demostrarlo vaya a saber por qué. Tenemos hijos que nos enseñan a ser padres y padres a los que reprochamos. Tenemos sangre, piel, brillo en los ojos y autenticidad que sólo aparecen cuando nos permitimos vivir. Tenemos recuerdos y miles de sueños. Tenemos hambre de abrazos, sed de besos, incontinencia verbal y convulsiones impulsivas extremas. Nos chocamos. Nos miramos. Nos respiramos. Nos tenemos. Por fin nos deseamos. Avanzamos. Retrocedemos. Nos arrepentimos. Volvemos a intentarlo. Nos pasa la vida. Nos corre la muerte. Nos atrapa el tiempo. Le escapamos al corazón. Volvemos a llorar porque nacemos de nuevo con cada ausencia. Todo parece imposible de resolver. Todo. Y lo único que necesitamos para hacer que el mundo funcione, es amor.
 
 

martes, 6 de enero de 2015

Resultado: Positivo

La primera reacción no fue de alegría. Tuve miedo y ganas de llorar. De hacerme chiquita como vos lo eras, de volver a una panza, de sentirme acurrucada, protegida, abrigada y sin preocupaciones. Esperé en cuclillas el resultado, temblando y con baja presión. Desde el instante en que tu papá me dijo emocionado que yo sería tu mamá supe que nada volvería a ser de la misma manera. Ni mi vida, ni mi cuerpo, ni mis ojos, ni mis fuerzas. Absolutamente todo comenzaba de cero. No soy exagerada, es así. Estaba desnuda frente a la maternidad. Ignorante de consejos y de sensaciones. Sola con mi sensibilidad. Egoísta de mis pensamientos. Éramos vos y yo disputando un espacio: mi cuerpo. Vos latiendo adentro mío, yo agitándome en cada paso. Vos comiendo, yo engordando. Vos respirando, yo sintiendo. Vos nadando, yo durmiendo. Vos, mi vida; yo, la tuya.
Así fueron esos 9 meses intensos que transitamos juntos. Por eso río cuando me hablan sobre cómo sos, qué te gusta, qué sentís o cómo podés llegar a estar. Nadie te conoce tanto ni sabe de vos como mamá. Si leyeras esto preguntarías "¿Y papá?" Papá te llevó en su corazón desde antes que habitaras mi panza. Mirá si no te conocerá...
Quizás en este recorrido cometa el error de todas: sobreprotegerte. O estos, seguro: hablarte hasta por los codos, contarte mil cuentos hasta el hartazgo, abrigarte por las dudas y hacerte cosquillas aunque no quieras. Perdón. Espero que me entiendas.
Hoy hace 3 años que llegaste a mi mundo para transformarme en la mujer que soy. No la más feliz porque la felicidad es bastante fugaz, sino la más mujer. La más fuerte, la más gigante, la más creativa, la más genuina, la más peleadora. Así me hacés sentir. Tampoco sé si es bueno o es malo, debería agrandarme, ¿no? Tengo una certeza, claro, y es que por más esfuerzos que haga, me cuesta recordar cómo era mi vida antes de que vos llegaras. Sos mi realidad Lichu. Lo demás... lo demás es una gran construcción. Quiero estar a tu lado cuando te enamores, te emborraches, quieras probar cosas nuevas o hagas la peor travesura. Quiero disfrutarte como si viviera todos los días el último día de mi vida. Felices 3 años mi príncipe de las mareas. Te amo con todo mi corazón.

lunes, 6 de octubre de 2014

Circular

El tiempo y yo tenemos un problema: no nos bancamos. Me resulta irritante saber que está acechándome. Es arrogante, imprescindible, ordenado. Cruel a veces. Otras sabio. Indiferente con mis ansiedades. Absoluto. Reiterativo. Tiene la costumbre de mezclarse con mis arrugas de expresión y alentar a la vejez para que llegue cuando menos la espero. Surca mi memoria. Se atreve a provocarme olvidos innecesarios y goza cuando mueve la telaraña sobreprotectora de recuerdos indeseados. Aparece lento cuando necesito de su inmediatez. Se esfuma cuando quiero eternizarlo.

Entre el amor y yo también existe un problema: el tiempo. El amor lo seduce. Lo espera con la cena lista. Lo calma. Lo acaricia. Lo endulza. Lo enternece. Le quita las estructuras. El amor lo ama y en ese proceso me enamora. El tiempo lo alimenta y no se priva de provocarme.

El amor y el tiempo por un lado, y yo peleando entre ambos para sentirme viva.

El tiempo me agobia, me impacienta, me enseña... Me endurece. Me burla. Se escapa y me estrangula a la vez. Se esconde en una muerte cercana y renace en el llanto de un bebé. Camufla su cuerpo. Me confunde. Aclara mis dudas. Me mata suavemente en cada una de mis vivencias.

Mientras todo eso sucede, el amor me puede. Me desarma. Me derrite. Me desvela. Me ordena. Pinta de colores la paleta de blancos y negros que rueda entre mis días. Hace de mi rutina una ruleta rusa. Pero el amor me niega en pos del tiempo, porque el tiempo está primero para él. ¿Entonces? ¿Quién dijo que seríamos dos en todo esto? ¿Quién cree? ¿Quién busca estar cuando quizás aún no se es?

Las relaciones son un oxímoron. Las relaciones son siempre de a tres.

El tiempo es el único gran culpable; el esencial para que todo pase. Incluso el amor.

sábado, 7 de junio de 2014

Como el cangrejo - Iván Noble



Otra vuelta de tequila
y tu nombre resbalando
por entre los dedos flacos
de esta tarde gris
Todo lo que no nos dimos,
las caricias mal rimadas
vienen de arrebato
a desteñirme el corazón
Y en el trabalenguas de mi soledad
soy ambidiestro para todo
menos para olvidar
Y vos decis que el miedo no deja pensar,
pero la suerte nunca juega limpio
si no le guiñás un ojo
Masticando sueños
voy para atrás como el cangrejo
Cómo se entierran amores
que no paran de respirar?
Borracho y enfermo
voy gambeteando los espejos
para no verte dormida
en cada rincón de esta canción
Salgo a trasnochar recuerdos
entre amigos y botellas
que cuando se apagan
duelen más que un bisturí
Y asi están las cosas, viejo:
mucha cancha embarrada,
demasiadas flores
para tan poco jardín…
Y deshojando las cenizas de este amor
soborno a mi lengua
para no nombrarte más
Y no me jures "yo te quise de verdad"
que la verdad, muñeca,
siempre muerde si no la mimás un poco…
Masticando sueños
voy para atrás como el cangrejo
Cómo se entierran amores
que no paran de respirar?
Borracho y enfermo
voy gambeteando los espejos
para no verte desnuda
en cada rincón de esta canción

martes, 29 de abril de 2014

Microrelato coreográfico

Formas. Un brazo que se dobla de repente. Un pie que estira su punta suave. Una postura. Una disciplina. Una estructura. Un deber. Y de golpe el disfrute de la desprolijidad en perfección técnica. El goce. El placer. El sexo de lo clásico indefinido. La cabeza que razona. El cuerpo que siente. Los pies descalzos que asaltan el suelo. El vientre en movimiento, amante furtivo de la respiración controlada. Un rodete que se desarma. La libertad del pelo. Una zapatilla de punta que pide presencia. Una rodilla en línea con los pies paralelos y un brazo que simula un cisne. Un cuello que define un arabesque. Una cintura que se quiebra dando un golpe. Un ritmo a destiempo. Y manos. Y caras. Y ojos que miran. Y risa espontánea. Y la definición de una pirueta. Y un suelo que llama. Y luego la seriedad. Una batalla entre las pasiones y las broncas. Catarsis de lo cotidiano. Una melodía interna. Lo clásico. La ruptura. El jazz. La fusión. Un romance que comienza. La vida. Bailar.

sábado, 5 de abril de 2014

Gracias

Por mirarla aprendí a pelear. Aprendí que cada día de nuestra vida tiene un valor único, y que el dolor de los peores momentos no es eterno. Que una mirada puede describir nuestro pesar y una sonrisa esconder una tormenta. Que al final del camino hay dos manos extendidas para ayudarnos a salir. Que no existe el destino pero si la voluntad de forjarlo. Que la soledad es una elección, a veces sana y a veces desmedida. Que las decisiones se respetan sin dudar, y los abrazos se dan sin pedir permiso. Que las palabras tienen valor, pero los silencios son más contundentes. Que la vida es un círculo que jamás terminaremos de recorrer. Aprendí a escuchar, a bancar la parada a pesar de las distancias. Aprendí a levantarme cuando quería permanecer en el letargo. Asumí responsabilidades. Discutí. Defendí lo que me parecía injusto. Por ella me emocioné más. Dejé de esconderme. Me animé a ser yo frente al resto. No disimulé mis angustias. Compartí instantes con quienes nunca pensé que lo haría. Descubrí gente maravillosa y me alejé de los obsecuentes sin sentido. Reí a carcajadas delante de quienes no sonríen a menudo. Desafié obstáculos. Me atreví a cambiar. Lloré para vaciarme de viejos rencores. Volví a bailar. Reafirmé mis pasiones.

Hoy cumple años la persona que elegí llevar conmigo siempre. Una amiga de fierro. Una hermana ejemplar. Una madraza. Una tía adorable. Una mujer con todas las letras. Felicidades Andre. Te adoro. Gracias por dejarme estar.

domingo, 9 de marzo de 2014

Duende

Él sonreía siempre. Era su fuerte. A todo aquel que lo mirara le propiciaba una sonrisa. A veces pequeña, insinuante, pero con el chispear de sus ojos se podía adivinar que el hechizo funcionaba de la misma manera. Sonreía e hipnotizaba. Así pasaba sus días, encantando gente. No hacía mucho tiempo que había descubierto esta cualidad. Es más, él no tenía más de dos años de vida. Pero desde que comenzó a entender cómo funcionaba el intercambio cultural entre las personas, hubo algo que lo llevó a desarrollar ese don. 

Entendió que a la mayoría de los mortales  se los gana con  simpatía, inocencia y  sorpresa. Que aún con un hablar precario, el gracias abre puertas. Que el simple gesto de amabilidad en la risa le puede cambiar el día a una mirada triste. Aprendió a discernir con quien insistir y de quien alejarse. Jugaba con todo aquel que tuviera su misma energía, y en la comunicación lúdica lograba cosas increíbles. Recuerdo que una vez, como por arte de magia, consiguió que el piso de un bar se transformara en una enorme pista de carrera para sus autos sin que los mozos se molestaran.

El duende de la sonrisa era claramente maravilloso para quien lo conociera. Se lo amaba, sin más, no dejaba lugar a otra opción. Había transitado sus primeros pasos en un jardín de infantes que le permitió seguir cultivando esa esencia. Sabía que debía volver allí, y que lo esperaban nuevos desafíos.

Nada podía salir mal. El tiempo estaba de su lado. Zapatillas listas, remera nueva, mochila de sueños.  Y una sonrisa más linda que nunca. La conquista estaba por hacerse. La revolución había empezado desde que él nació. 


Se produjo un error en este gadget.