sábado, 17 de diciembre de 2011

CURSO DE PREPARTO: Una manera de anular la seducción en la pareja pero siempre con felicidad (¿?)

Advertencia: Disculpen los términos soeces. Necesité canalizar por algún lado.


  • Primera charla de preparto: Una va con ansias, esperanzada de salir alegre y despreocupada, sin pensar en lo que la espera. El encuentro fue bizarro desde las parejas presentes hasta las preguntas que se hicieron. Una embarazada dice "con el primero la teta se la di hasta los tres meses. Fue el año de la gripe A, y lo único que pensaba era si se me enfermaba el bebe". Inyección de felicidad. Luego de esa declaración más que alentadora, nos dijeron que a partir de ahora tengo que llevar un pañal a cuestas por si rompo bolsa. Según la partera "el pañal puede retener un litro de líquido así que si rompen bolsa se ponen un pañalito del bebe. Eso sí, no me llamen para decirme que no les abrocha. Les juro que me pasó". Listo. Me paré, canté bingo, me sobé las tetas como me explicaron ahí mismo y seguí escuchando atenta. No creo que resista todas las reuniones. Y aparte, la pudrí con una chiquita que vino a hablar de parte de una empresa privada de células madre q me quería hacer completar los datos "por si te interesa". Le dije "no me interesa, y no es obligatorio que deje mis datos". Lindo. Soy feliz (?)
  • Finalmente vencí mis prejuicios y decidí ir a la segunda charla de preparto. Fue bastante jugosa, aunque no tanto como la primera. La partera insistió con lo de las tetas, y tanto nos dijo que prendamos y apaguemos los pezones que cada vez que me miro en bolas al espejo veo la cara de Lapegûe en cada goma saludándome. Esto no es sano... además, tengo que empezar a respirar llevando el aire al abdomen, en el mismo momento abrir las piernas, hacer fuerza sin soltar el aire, quedarme con las piernas abiertas, largar el aire y "disfrutar" de ese momento. Ok, avísenme cómo se vuelve a seducir después de que mi compañero vea esta imagen... no creo que garchemos más... Y a eso se le suma que me salió una línea marrón en la barriga. Bien, queda especial (ponele)
  • En la tercera y cuarta charla de preparto hubo rateada pero tengo mis motivos mucho más que válidos. La realidad es que nadie te dice la posta sobre lo que te va a pasar con un bepi en la panza. El discurso naif que te venden es el famoso “el mejor estado es el de la mujer embarazada”… las pelotas! Resulta que el día que tenía que ir a la tercera charla en cuestión, unos pinchazos agudísimos comenzaron a acosarme justo en mis genitales. "Macanudo" pensé. Caminar me era costoso, y tratar de caminar sin parecer paspada más. Además de eso, la baja presión arterial se apoderó de mí y continuó una semana en mi ánimo por la ola de calor que hubo. Conclusión: Cuarta charla también al tacho. Parecía Bambi después de su primera vez: me temblaban las piernitas tan solo con levantarme para ir de la pieza al baño. Y la frutilla del postre??? Una hernia inguinal justo debajo de la panza que el médico catalogó como “normal, se va sola”… Bien, ¿alguien que ayude a cortarme los huevos imaginarios???
  • Quinta charla: simulacro de cesárea. Sí, así como lo leen. A esta altura la partera me parecía una eminencia, y más allá de lo raro del encuentro, no puedo negar que la mina la tiene clara. El simulacro constó de un bebote Yolybell que: a) Podía enroscarse en el cordón umbilical b) No entraba al canal de parto c) Estaba de manera horizontal en la panza y no se ponía de cabeza. Esos tres ejemplos bastaron para explicar la posibilidad de intervención quirúrgica mientras el estómago se me iba frunciendo al mismo tiempo que mi importante culo: terror me daba de solo pensarlo. Lo mejor fue cuando la partera se dirigió a los padres: “Uds no van a ver un espectáculo. No quiero que filmen ni se pongan del lado del obstetra. ¡¿Saben cuántos casos de eyaculación precoz e impotencia hay luego de que el hombre vea cómo sale el bebé del vientre de su mujer?!”… en fin, insisto: cómo volver a coger luego de ser madre y no morir en el intento… El broche de oro fue la pregunta de una de las concurrentes: “Yo me mojo bastante… habré roto bolsa?” La cara de todos fue primero de susto y luego comenzaron las risas cuando escuchamos la respuesta: “Es normal que te mojes, es más, probablemente tengas incontinencia urinaria”. Precioso. Seductor.
  • Última charla: Lactancia. Y acá sí me terminé de convencer que no nací para ser madre, pero le voy a poner voluntad. Además de la preparación de los pezones que me explicaron al principio, durante la cual logré que los míos sintonicen la Rock and Pop, aprendí que el bebé se te “prende” a las tetas no solamente de la punta del pezón sino que tiene que abrir bien la boca para que le encastres toda la areola y no se te agrieten. Más allá de eso, lo que quedó en claro es que el pibe te lastima igual. Canto a la vida! Para mayor info, la saliva del bebé es ácida, entonces cada vez que toma me tengo que lavar las gomas. Y además, el consejo que repitió la partera a cada rato es que tengo “que airear las lolas”. Pensé en recibir a todo el mundo en tetas, pero no creo que sea correcto. “Cuanto más tiempo estén con las mamas al aire, mejor. Ojo, miren que van a chorrear leche, ténganlo en cuenta”. Mi cabeza no paró de imaginarme bajando a abrir la puerta del depto, salpicando leche por el hall del edificio y cantando “I’m singing in the rain”. Algo extraño: si el bebé no toma de las dos tetas porque se llenó con una, la otra me la tengo que ordeñar. Con mi compañero nos miramos y automáticamente comenzamos a reír. Siempre soñé con vivir en el campo… así que tal vez pongamos un tambo en casa. Por algo se empieza.
Eso fue todo. Ahora sólo resta esperar a que llegue el pequeño demonio. Me queda por decirles a las madres que ocultaron cierta información que mi venganza será terrible, y que si bien la felicidad de estar con un hijo entre mis brazos me tendrá entretenida por un buen rato, algo se me va a ocurrir. 

A las que no tuvieron hijos aún, me escriben que les cuento la posta. No se asusten, nada las hará cambiar de idea si desean ser madres, pero no es justo retacear información!!!! Clarín miente, y algunas mujeres también! Sépanlo

8 comentarios:

PENSAR LA ARGENTINA QUE VIENE dijo...

Una joya de la literatura bloguera. Un relato preciso y excelente de las cosas que también le pasan a casi todas las mujeres que pasaron por el "hermoso" proceso del embarazo.
Brillante.
Todavía no se como no hizo un libro con cada uno de los relatos que conforman este blog.

laotra dijo...

pero despues tenes el bepi, y son años y años de hacerte problema.
Igual vale la pena.

Anónimo dijo...

Busca otra info... No acuerdo en casi nada de lo que te dijeron. Si te dan ganas y tenes tiempo todavia te aconsejo eutonia para embarazados con frida kaplan y fundalam para info lactancia. Lo de lavarte los pezonesn nooo. Lo mejor es tu propia leche y el aire si. No es cierto que igual se te agrietan, pero si pasa, lo mejor de lo mejor son los cascos aireadores.
Ah!! Felicidades x el bepi.

Reveses Mínimos dijo...

Esto es genial! Me hiciste cagar de la risa. Gracias por eso.

Y qué suerte que no quiero ser madre che!

Un abrazo y Felíz nacimiento.

Nati.-

Discípulos de Cooke dijo...

jejeje, me hizo reir mucho. Los espero en http://forjando125.blogspot.com/.
saludos!

salviomariana dijo...

Llegue tarde a este blogg q me hizo morir de risa. Mi primer encuentro sobre como iba a ser el parto fue q hora! explicandonos con fotos y demases colmo se concebia un niño ante nuestra mirada atonita! Como' era asi? habia q coger y el espermatazoide se metia en el ovulo y...no!Pensar q tendria q asistir a otras 3 me daba cosa. Pero no. Mi bebe q esperaba para el 24 de enero el 23 a la noche rompi fuentes y a las 7 horas cesarea.Q suerte! m perdi las clases! pero el muy malvado llego el 24/12 y, mientras otras comian exquisiteces yo con un te y el 25 calco.Horror! pero eso no es nada comparado con los años q siguen. Hay q apechugar. Lo amo mas q a mi vida pero q dificil es ser madre!Y no termina nunca! Hasta q mueras.Igualmente disfrutar su niñez a full es lo mejor q se puede hacer a full! Despues.......Suerte!

Anónimo dijo...

Hola! Lo que me divierto con tu blog, no tenés idea... Y lo que más risa me dio fue que el día que rompí bolsa, estaba en lo de mi hermano y automáticamente le pedí un pañal de la nena... porque obvio, recordé tu parte del curso de preparto que decía que ¨un pañal retiene hasta un litro de líquido¨... jaja... me reía sola mentalmente!!!!!!
Buenísimo tu blog!!!!!!!!!!! Lucrecia

Sil dijo...

maravilla! leo con el nene enganchado a la teta, y el pobre se bambolea con mis carcajadas

Se produjo un error en este gadget.