domingo, 9 de marzo de 2014

Duende

Él sonreía siempre. Era su fuerte. A todo aquel que lo mirara le propiciaba una sonrisa. A veces pequeña, insinuante, pero con el chispear de sus ojos se podía adivinar que el hechizo funcionaba de la misma manera. Sonreía e hipnotizaba. Así pasaba sus días, encantando gente. No hacía mucho tiempo que había descubierto esta cualidad. Es más, él no tenía más de dos años de vida. Pero desde que comenzó a entender cómo funcionaba el intercambio cultural entre las personas, hubo algo que lo llevó a desarrollar ese don. 

Entendió que a la mayoría de los mortales  se los gana con  simpatía, inocencia y  sorpresa. Que aún con un hablar precario, el gracias abre puertas. Que el simple gesto de amabilidad en la risa le puede cambiar el día a una mirada triste. Aprendió a discernir con quien insistir y de quien alejarse. Jugaba con todo aquel que tuviera su misma energía, y en la comunicación lúdica lograba cosas increíbles. Recuerdo que una vez, como por arte de magia, consiguió que el piso de un bar se transformara en una enorme pista de carrera para sus autos sin que los mozos se molestaran.

El duende de la sonrisa era claramente maravilloso para quien lo conociera. Se lo amaba, sin más, no dejaba lugar a otra opción. Había transitado sus primeros pasos en un jardín de infantes que le permitió seguir cultivando esa esencia. Sabía que debía volver allí, y que lo esperaban nuevos desafíos.

Nada podía salir mal. El tiempo estaba de su lado. Zapatillas listas, remera nueva, mochila de sueños.  Y una sonrisa más linda que nunca. La conquista estaba por hacerse. La revolución había empezado desde que él nació. 


1 comentario:

Anónimo dijo...

HERMOSA REVOLUCION, LOS DUENDES NUNCA DEJARAN DE SONREIR (NUNCA), TE FELICITO POR LAS PALABRAS. MAXI

Se produjo un error en este gadget.