martes, 17 de septiembre de 2013

Aplausos para mí

Me puse el vestido con el que jugamos a adivinar las partes de la cara de Frida Kahlo, me hice un rodete como pude, me pinté y fuimos corriendo al jardín para no llegar tarde. La consigna era clara: cantar en el acto del día del maestro. Sí, maduré. Pude establecer un lazo social con las madres de los nenes que son compañeros de Lisandro en sala de 1. Pude derribar prejuicios o convertirme en una estructura de diminutivos amorosos, como quieran, pero pude. 
Ahí estábamos, alguna vestida de sol, otra de luna, y yo como cantante exclusiva del jardín. "El sol de los bigotes" fue el tema elegido para representar mientras nosotras, madres inexpertas en escena, intentábamos actuar a la altura de un Julio Chavez que dejaba mucho que desear. El acto duró 3 minutos, y mi sorpresa fue la reacción de él, mi hombre pequeño, el gran amor de mi vida. Terminamos de bailar y en medio de la emoción por unas palabras que pronunció una de las mamás, Lisandro me regaló la mejor sonrisa seguida de aplausos de pie. El único parado en el salón. El único orgulloso de mis papelones. 
Hoy gané el premio más grosso que una puede tener: la felicidad de mi hijo. Fue lejos el mejor momento de mi vida. Felicítenme, vamos, que un aplauso de pie no lo tiene cualquiera. 
Si... y claro que lloré. Imposible no emocionarme con semejante demostración de amor.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Delicioso relato. Raúl

Se produjo un error en este gadget.