martes, 18 de junio de 2013

Frases hechas

El "contá conmigo siempre" no funciona como quisiéramos. Y como debo desahogarme para evitar crisis de nervios que deriven en la toma de medio Alplax, voy a pedirles a quienes suelen usar esta frase como muletilla cada vez que terminan de hilvanar una oración "sanadora" frente a la problemática del otro, que se la metan allí en donde no les da el sol y se secan las plantas por tanta oscuridad, suciedad y olor (?)
 

Para tolerarnos más, deberíamos reglamentar el uso de los adverbios de tiempo. A ver... El siempre por ejemplo nunca es tal. Es un a veces. Y el a veces, suele ser un depende. El depende, se transforma en un: pará, qué día y a qué hora? Allí es donde nos encontramos en la encrucijada de tener que decidir entre la acción de mandar al carajo a la persona que ofreció ayuda o bien respirar hondo.  Seguro que cuando llegás a esta instancia, ya está resuelta la situación que ameritaba contar con alguien para resolverse. Brindo por eso (???) 

Gracias a todos y a todas.

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.