miércoles, 27 de febrero de 2013

Las maestras y yo: Pavada de encuentro

Dia de miércoles no tan de miércoles para mi. Hoy tuve mi primer encuentro cercano con la institución que elegimos para Lisandro. Mejor dicho, con las maestras: Nadia y Luna, así se llaman. Nadia tiene un look muy Silvita Suller en sus comienzos, con pelo algo más corto y sin silicona, es medio cheta o aparenta serlo, tiene nariz puntuda y ojos color marrón. Amable, muy seria al hablar, y casi con un tono de voz de pito que imagino si lo eleva es capaz de romper cualquier copa de cristal sin esfuerzo. También imagino que más de un hombre que esté leyendo esto la querría conocer ahora mismo.
Luna es hija de artesanos del Bolsón, fija. Seguro que en una noche de faso eligieron el nombre entre tres que tenían en la mira: Montaña, Nube o Luna. Y quedó el último porque como había luna llena la re flashearon con que tenía cara y les sonreía... bueno, capaz que mi imaginación es muy zarpada, pero lo cierto es que Luna tiene una onda más relajada. Con babuchas hindúes y un aro en la nariz, nos resultó más acorde a nosotros.
La cita comenzó en la sala de uno. Entramos, nos hicieron sentar en las sillas de los nenes y sacaron un cuaderno para anotar la rutina del chino. Entre el botón del jean que en ese banquito se me metía obligadamente más para adentro y la verborragia de mi compañero, lo único que quería era levantarme y hacer pis. Si. Mear. La cuestión es que me aguanté bastante bien toda la reunión a pesar de los nervios.
Durante las anotaciones surgieron algunas preguntas que nos fueron haciendo y para mi sorpresa, comenzó a resultarme tediosa la exageración de mi compañero con respecto a las proezas del pequeño. Entonces, como para no perder la costumbre, salí al cruce. "Pesa unos 15/16 kg y calza 45", dijo el padre de la criatura. "No querido, disculpen, desvirtúa un poco lo que es el nene... debe pesar 12 kg, no más". Entre idas y venidas hicimos de la reunión una terapia de pareja y la competencia era ver quién lo conocía más al pibe. Cuando relajamos, la voz de mi compañero arremetió con un "no le tiene miedo a nada. O sea, el chabon se manda de una, entendés?". Ajá. El chabón. Eso se le sumó a mi contundente "baila todo el tiempo, le canto todo el día, actuamos, hacemos que lloramos y reímos a la vez"... lo cual parecía que la rutina de nuestro querido Lisandro era una comedia musical o bien que el chiquito estaba por ganarse el Oscar al mejor actor en la película de nuestras vidas. Teníamos un hijo prodigio. Se nos cagaron de risa en la cara, claro está. E hicieron bien.
En fin, no estuvo tan mal el primer acercamiento. Nos fuimos de ahí a tomar un café, sorprendidos por nuestro rol de padres, admirados por nuestro hijo... y asaltados por la actitud que nunca pensamos asumir así: la de papi y mami en un jardín de infantes. Nada más triste y tierno a la vez.
Ahora tengo conmigo una lista interminable de materiales para el martes que arranca el ciclo lectivo entre los que se encuentran un delantal, un pintorcito, una caja forrada de color amarillo con sus pertenencias y un almohadon "objeto de transición" que irá de casa al jardín y del jardín a casa.
Comienza una nueva etapa para los tres. Espero no hablar en diminutivo todo el tiempo. Gran desafío gran... y yo encima que le digo pajarito.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Exitos.......... Muchos, con esa personita que creciendo los acompaña, y que desde su imagen los refleja.
Carlos

Se produjo un error en este gadget.