viernes, 6 de abril de 2012

Experiencias de madre primeriza

Decidí hacerle un diario a Lisandro con algunas de las experiencias más relevantes que tuve tanto emocional como empíricamente. Diviértanse. Tengan a bien entender que el puerperio me hace escribir de manera visceral con lo cual hay términos soeces que resultaron imposibles de contener.
Bienvenidos a mi nuevo mundo:

29 de febrero 2012
Día clave en nuestra vida: luego de un mes, visitamos a la pediatra. El resultado fue óptimo: la criatura pesa 5.350 kg y mide -agárrense- 59 cm!!!! Es largo el guachín. Nos dio el ok para raparlo aunque ella prefiere que le crezca el pelopasto como viene. El bebe se portó como siempre: tomó la teta cada 15 minutos en el consultorio porque no quería dormir (eso lo hace siempre que tiene sueño, divertidísimo para mi) y ante mi cara de estropeada por venir durmiendo tres horitas por noche a causa de sus cólicos y de que duerme sólo con mi teta de chupete, la doctora me dijo: a partir de hoy, comienza el despegue de Lisandro de tu cuerpo. Lágrimas, temblor, sensación rara... La miré con odio. Luego me ubiqué y supe que no era una enemiga sino una profesional de la salud. "Tiene que aprender de a poco a dormir sin tu teta, si querés que duerma con vos, adelante, pero sin tu teta. Le comprás otra marca de chupete, vas probando, lo entretenés, pero dos horas como mínimo es el tiempo que él debe tener para prenderse a vos. Si luego de las 21 horas me decís que te toma la teta cada 15 minutos es imposible que produzcas leche". Está bien. Entendí. A eso se le sumó una mamadera de Nutrilón por las noches. "El bebé tiene que dormirse a una hora determinada, eso es aprendizaje. Un señor llamado Jaques Lacan dijo alguna vez que ningún padre está a la altura de las circunstancias, bueno, todo lo que vos hacés está perfecto, solo que se suman algunas cositas para aprender. Los hijos que no demandan o que no hinchan es porque no tienen a quién hacerlo, tienen padres que seguramente no les prestan atención. Ustedes están haciendo un buen trabajo". 
Cuando nos fuimos, con todo el dolor de mi alma le compré otro chupete... y parece que le gusta. Oyeron? LE GUSTA *tiembla de nervios y comienza a sudar frío. Se clava un vaso de agua con un anticonceptivo y comienza a llorar. Se pega dos veces la cabeza contra la pared...*
Comienza una nueva etapa para ambos. Intentaré hacerlo dormir en su cunita sin que llore ya que no estoy de acuerdo con el método de mierda famoso del "duérmete niño" -por suerte la pediatra tampoco- y trataré de entender hijito que ya no estás adentro mío sino afuera. Bienvenido a crecer Lisandro.
Bienvenido primer dolor de madre "destetada".

2 de marzo 2012
Segundo día que mi chinito duerme en la mecedora al lado de nuestra cama por cinco horas seguidas y no llora. SEGUNDO DÍA! *se emociona mientras toma un mate que le quedó preparado de ayer a la mañana, acompaña con una milanga que sobró de la cena untada en dulce de leche. Comienza a reir con la boca llena y escupe el teclado*
Ahora duermen mis dos hombres mientras desayuno. Es un muy buen momento para pensar por qué mierda Sibarita es tan rica *sigue tomando el mate frío. Recuerda que ayer también le sobró un poco de cerveza sin alcohol. Brinda sola y le pone cerveza al mate. Volverá a terapia, sabe que debe volver*

3 de marzo 2012
Volvimos de la peluquería cual Su Gimenez: re cancheros! (?) pero no boludos, ojo. El local está en una esquina, tiene asientos de avioncitos y autos, una suerte de laberinto en el cual los chicos pueden jugar, golosinas por todos lados y mientras les cortan el pelo a los pibes, ellos pueden mirar una tele que está en el mostrador y jugar a la play. Sí, posta. Yo entré y me quedé muda. La chica que me atendió preguntó "tenías turno?", mi respuesta fue "si, pero se me pasó porque le tuve que dar la teta en el camino". Claramente un detalle que no importaba, pero para mi era relevante. Me atendió un peluquero especialista en corte de bebés (?) y me dijo "lo rapamos, no? tu marido tiene este cabello? Mi cielo, vino con gorro"... bueno pelotudo, cortale y ya. No se lo dije pero lo miré medio mal. El chino quedó hermoso con su nuevo corte: descubrí que tiene cuero cabelludo!!!! Y además, un poco de cuello. Al pagar, la chica me dio el vuelto con una bolsa de caramelos. Les juro que nunca pensé que existían este tipo de locales.
El padre de la criatura no está conforme con el look "se parece a vos ahora" me dijo. No sé cómo tomarlo, si es porque parezco una luchadora de sumo con el mondongo que me quedó o porque de no dormir estoy cada vez más china...

16 de marzo 2012
Lisandro tuvo su primera fiebre. Desde el miércoles hasta hoy estuvimos enloquecidos entre baños de inmersión, Termofren, termómetros, nervios, insomnio y pediatra. El bebé llegó a tener picos de 38.8º, con lo cual decidimos llevarlo al Hospital Alemán para que lo vean. Allí le realizaron placas de tórax, análisis de orina y de sangre. Con respecto a estos últimos, tuve mi primera incontinencia verbal: la enfermera lo pinchó tres veces porque no le encontraba la vena, Lisandro estaba en un grito. La miré fijo y le dije "un pinchazo más y me lo llevo". Ella cedió su lugar a un enfermero. El tipo vino, me miró fijo, lo miró al bebé y me dijo "cantale para que se calme"... mi respuesta fue "cuando le dejen de romper las pelotas se va a calmar". Amorosísima. Dulce. Diplomática, como siempre. Le pinchó la mano e intentó ponerle una guía. Exclamé con énfasis "ni se te ocurra!, me dolió una semana la guía que me pusieron en el parto". El enfermero pudo sacarle sangre y se fue raudamente sin emitir sonidos. Con respecto al pis, Lisandro estaba pachorra y no meaba. Tres horas sin orinar. La enfermera le colocó un paño helado "para estimular la vejiga". La puta que te parió, estimulate el orto... ojo, lo pensé. No dije nada. Me porté bien (?)
Por suerte hoy mi chinito está mejor. No tuvo picos de fiebre y duerme plácidamente. Sé que tengo que volver a trabajar mis impulsos, pero si alguien más lo toca lo cago a patadas *toma un vaso de agua con un Paracetamol y se mete un alfajor entero en la boca. Dice "Massachussets" y escupe el teclado. Canta. Enloquece*

24 de marzo 2012
Me desperté nerviosa y conmovida... hoy es un día muy especial: se cumplen 36 años del horror más grande de la historia argentina. Apenas voy a cumplir 33 y con un hijo de dos meses y medio voy una vez más a la histórica Plaza de Mayo, refugio del dolor de madres desesperadas, de luchas continuas y reclamos sociales. Un lugar que marcó mi vida más que nunca desde aquellos días 19 y 20 de diciembre en donde todo parecía estallar. Me emociona que Lisandro venga con nosotros. Ya no está adentro de mi panza y sin embargo, sigue sintiendo lo que pasa en mis entrañas... hoy se despertó y me regaló una sonrisa cuando le dije suavecito "vamos a cantar 30000 compañeros presentes, querés?". Ni bien terminó de sonreír se me llenaron los ojos de lágrimas... y entonces entendí que siempre va a ser así, como cuando nació: él va a estar enseñándome a vivir mientras yo lloro por entender lo grandioso que es crecer a su lado.

31 de marzo 2012
Tengo un desperfecto técnico en la azotea. Es sabido. El asunto se agravó con la llegada del bebé que me desarma de amor y me rompe la cabeza, además de no dejarme dormir. A poco de cumplir 3 meses de vida manifiesta su personalidad como pocos: llora cuando apenas está sucio, se enoja con mi pezón cuando no sale leche y lo muerde con sus encías, pellizca codos cuando está en brazos boca abajo, balbucea cuando mira la tele, no quiere dormir la siesta y no se banca el chupete. Su carácter poco dócil y las patadas que dulcemente (?) me da en el pubis cuando quiero que haga el famoso "provechito" y él no quiere, me hacen pensar en cómo mierda voy a hacer para lidiar con semejante "creatura" que nos mandamos. Y me digo "si yo soy sencillita, y el padre también, no cuestionamos nada, no rompemos las pelotas, no somos contradictorios, por qué tanto carácter???" *se toma cuatro Paracetamol con H2O de lima limón y se abrocha un pañal en la cabeza a modo de sombrero. Se acuerda de que hace 30 minutos está hirviendo una mamadera. Apaga la hornalla y se pone la tetina de naríz*

3 de abril 2012
Creemos que la pediatra está obsesionada con saber a qué se dedica mi compañero. Durante el verano, cada vez que íbamos juntos en los horarios que nos daba (siempre entre las 15 y las 17), resaltaba el valor de que me acompañe con su licencia para alivianar mi trabajo de mamá. Fueron pasando los encuentros y en uno de ellos la mina lo encaró de una: Vos todavía no volviste a trabajar??. La respuesta fue dudosa... un 'ni' que no quedó en claro, hasta que le dijimos que estaba dando clases en un colegio y que podía ajustar horarios. Los dos coincidimos en no decir que estaba rosqueando para conseguir algo en el Congreso... y ante la persecuta que tenemos (somos re normales nosotros) tampoco contamos nada de nuestras ocupaciones.
A todo esto vale aclarar que la pediatra que elegimos es también psiquiatra infanto-juvenil, una suerte de Virginia Lagos de la medicina, así como contenedora pero no boluda (?), se entiende? Hoy fuimos a control, 15 horas... y ante la presencia de mi compañero la doctora le dijo con tono amable: a ver, contame cómo es esa vida???... nos reímos al instante, volvimos a sarasear y Lisandro en medio de la charla se cagó enormemente a upa del padre. Lo manchó, se rió y una vez limpio, le meó la balanza a la doctora (zafó el fichero). "Nuestro pequeño nos defiende" pensé, y me sequé el sudor de la frente de la vergüenza que tenía.
En fin, el Leoncito de la casa pesa 6.350 kg y mide 62 cm. Hola espalda, qué te pasó que estás tan hecha mierda? *a veces se brota y habla con diferentes partes de su cuerpo. Al culo no le habla, lo mira y llora*
Debemos volver en mayo. El pequeño está creciendo sano y fuerte. Al despedirnos la pediatra nos dijo "al menos comprobé que hace bien caca y tiene un buen chorro". Lindo, fino, con clase.
Nos fuimos tentados e imaginando que la próxima vez le vamos a contar la verdad: somos narcotraficantes y nos estamos escapando del FBI... Yo contrabandeo flotadores y mi compañero un ombligo saltón. Veremos cómo reacciona...

6 de abril 2012
Felices tres meses hijo! Noventa días de oxígeno para mi, de vida. Gracias por hacerme sentir tan especial.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Jajajaja de alguna manera todas pasamos por lo mismo! Abrazo!
Alicia

Se produjo un error en este gadget.